¿Cuantas veces has llorado sin saber que la vida te hacia un favor?

Porque experimentar los sabores de la vida, conlleva reiniciarse una y otra vez, es cerrar una ventana para abrir una puerta mientras nos secamos las lágrimas sea cual sea el motivo que lo generó.
Es muy posible que si ahora mismo pudieras viajar a tu propio pasado, sintieras compasión de tu persona al verte llorar por razones que nunca valieron la pena.
En psicología se habla a menudo de lo que se conoce como “sufrimiento inútil”. Hace referencia a esos momentos en los que, cuanto más somos conscientes de nuestro dolor, más nos perpetuamos en él. Por ello, es necesario propiciar “un sufrimiento útil”, ese que nos permita aprender a ser más hábiles, con mentes resistentes y personas capaces de ver nuevas oportunidades. Porque aunque pensemos que la vida nos ha dado un “no” rotundo, a veces, no es más que un “espera un poco más”…


¿Y EN ESTE MOMENTO, POR QUE NO LLORAR? El llanto hace que se liberen dos clases de hormonas llamadas opiáceos y oxitocina, las cuales tienen la capacidad de hacer que el dolor no sea tan fuerte. En este caso funcionan como anestesias naturales, que nos brindan tranquilidad y, en cierto modo, un poco de “relajación”.
UTILIZA EL LLANTO PARA DESAHOGARTE, NO PARA HUNDIRTE MAS EN TU SENTIMIENTO “INÚTIL”.

Psicología y Formación García Sánchez

Deja un comentario